?>
Deportes

Aprenda, Boca

A papá. Estudiantes, otra vez lo tiene de hijo al Xeneize. Claro 2-1.

Y sí, Boca tiene que aprender de este estudiante. Sólido, seguro, dominante, el Pincha superó anoche en cancha de Quilmes con amplitud y hasta con facilidad a Boca Juniors en el desarrollo del juego, aunque el resultado final fue un 2-1 considerablemente engañoso. Fue el cuarto triunfo consecutivo del equipo platense, es único puntero del Torneo Apertura y lo consiguió por una convicción muy firme, con una formación claramente convencida de lo que hay que hacer. El conjunto de Alejandro Sabella tuvo a Juan Sebastián Verón como su mejor hombre y contó con buenos trabajos individuales de Enzo Pérez y José Luis Calderón, estos últimos autores de los tantos. Boca, que sufrió su tercera derrota seguida en el torneo local y la cuarta si se contabiliza la Copa Sudamericana, volvió a mostrar una pobre imagen de equipo perdido en la cancha, sin respuestas anímicas y ni siquiera pudo aprovechar que en determinado momento había llegado al empate por Martín Palermo, en una jugada que poco tenía que ver con lo que se estaba viendo.

Con el 1-0 de Calderón a los 12 minutos, el equipo de La Plata dominó a su antojo al Xeneize aunque en esa primera parte le dio algunas posibilidades tras bajar el ritmo.

Apenas habían transcurrido dos minutos del complemento, Abbondanzieri metió un pelotazo muy largo desde cercanías de su área, Leandro Desábato cabeceó defectuosamente y Palermo, sin dudar, y de primera, sacó una volea perfecta de zurda para vencer a Albil y empatar el partido. Muy poco duró la igualdad porque, tres minutos más tarde, combinaron Calderón y Salgueiro, el uruguayo llegó al fondo por izquierda, tiró el centro atrás, todos los defensores de Boca quedaron a contramano, y Pérez, llegando a la carrera, definió ante Abbondanzieri. Hasta el final del partido Estudiantes siguió manejando la situación.

Silenzio stampa. El entrenador de Boca Alfio Basile y los jugadores auriazules se fueron sin hacer declaraciones a los medios, tras la dura derrota. Las especulaciones comienzan a correr otra vez

Sumate a la conversación
Seguí leyendo