?>
Policiales

Air France: el colapso duró 4 minutos

En ese escaso tiempo se produjo una serie de desperfectos que ocasionó la caída del avión.

Tan sólo cuatro minutos pasaron desde las primeras señales que envió el avión de Air France, por fallas eléctricas, hasta su caída en el Océano Atlántico con 228 personas a bordo. El Airbus AF447 tuvo entre las 23.10 y las 23.14 del domingo (hora de Brasil) una secuencia de fallas eléctricas y de equipamientos fundamentales al vuelo, que llevaron a la pérdida de esas informaciones en la cabina de comando.

El avión envió al menos seis mensajes escritos automáticos a las computadoras de la compañía Air France, en tiempo real, a través del sistema Acars (Sistema de Comunicación e Información). Según la agencia de noticias ANSA, fallaron sistemas de referencia como el “Adiru” (unidad que informa datos como altura y velocidad vertical) y hubo fallas eléctricas en la computadora principal del vuelo, entre otros sistemas.

Los registros Acars comienzan a las 23, cuando el comandante envió un mensaje manual informando sobre un área de fuertes turbulencias por encima de las nubes y lluvias cargadas de electricidad y con fuertes vientos.

Unos minutos después, otro comunicado indicaba que el piloto automático había sido desconectado. A las 23.10, surgen los primeros indicios de problemas eléctricos apuntando a fallas en el sistema principal de energía eléctrica y desvío de potencia para mantener la navegabilidad.

En los dos minutos siguientes, al menos dos relatos electrónicos informaron fallas en los sistemas de recepción y exhibición de informaciones del vuelo.

A las 23.13, fallaron la computadora primaria del vuelo y un sistema auxiliar, responsables de comandar partes móviles del ala; y a las 23.14, hubo aumento de la velocidad vertical del avión.

Desde el control brasileño se detectó que el avión no volaba a la altura prevista por el plan de vuelo. Iba a 35 mil pies, cuando debería haber viajado a 37 mil. Esto tendría relación con una fuerte tormenta en la región atravesada por la aeronave que se desarrollaba en ese momento entre los 37 mil y los 38 mil pies de altitud. La zona donde desapareció la máquina es conocida por los especialistas como “de convergencia intertropical”: es allí donde chocan los vientos de los hemisferios norte y sur, generando tormentas eléctricas violentas que se alzan hasta 18.300 metros, una altura que ningún avión comercial podría superar.

Tras las cajas negras. Una de las prioridades en la investigación es encontrar las cajas negras. Cada avión lleva dos cajas: una que registra datos y otra que graba lo que ocurre en la cabina, y se las considera esencial a la hora de investigar la causa de un accidente aéreo. De todas maneras, debido a la profundidad del océano (unos cinco kilómetros), los pesquisas franceses advirtieron que será difícil encontrar las cajas negras y lograr sacarlas del fondo del mar.

Duelo
Luto monárquico. Uno de los pasajeros desaparecidos es Pedro Luiz de Orleans e Bragança, cuarto en la línea sucesoria de la difunta monarquía brasileña. Es descendiente directo del último emperador, don Pedro II.

Sarkozy, presente. El presidente Nicolás Sarkozy, junto con la primera dama Carla Bruni, participó de una misa en la catedral de Notre Dame.

Mandan un submarino. Hacia el área del accidente enviaron un mini–submarino francés bautizado Nautile, que se utilizó en operaciones de búsqueda de los restos del Titanic. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo