?>
Córdoba

Ahora, andá a vender alcohol en el calabozo

El dueño de una despensa en La Falda fue detenido por venderle cervezas a dos adolescentes. Le dieron cinco días de arresto y 10 de trabajo comunitario.

No se va a olvidar más Eduardo Britos (30) de la macana que se mandó el viernes por la noche, mientras atendía su mercadito en un barrio de La Falda. Eran las 10 de la noche del viernes cuando entraron dos chicos de 16 y 17 años, pidieron tres porrones de cerveza, y como si nada, el dueño se los vendió.

A las pocas cuadras, un móvil de la comisaría de Punilla paró a los adolescentes, les preguntó a dónde habían comprado la bebida, y los “invitaron” a que los acompañaran hasta el negocio. Resultado: el almacenero terminó con los dedos pintados, y rumiando bronca durante cinco días en el calabozo.

El detalle lo confirmó el subcomisario Juan Castro, de esa dependencia policial, señalando que “en virtud del artículo 64 del Código de Faltas se le dictó una pena de 15 días, con cinco de cumplimiento efectivo y 10 de trabajo comunitario”.
Por esa razón, hoy recuperará la libertad, pero tendrá que dedicarse a barrer alguna plaza mientras termina de cumplir la pena y también mientras se las arregla para levantar la clausura sobre su almacén de calle Santiago del Estero 254, de barrio El Dominador.

Plan integral. El de Britos no es un caso puntual, sino que forma parte de una directiva bajada desde la jefatura policial para ajustar los controles en la venta de alcohol a menores. “Estamos controlando más la ‘previa’, de 10 a 4 de la mañana, que es cuando los chicos más alcohol consumen”, dijo Castro, señalando que “las medidas están teniendo resultados en toda la provincia”.

Parte de esos buenos resultados tienen que ver con la coordinación con los municipios locales. En tal sentido, Marcos Sestopal, intendente de La Falda, asegura que hace rato “se viene trabajando en forma conjunta entre el municipio y la Policía de la Provincia”.

Con ese esquema se vienen ajustando los controles sobre los comercios y locales nocturnos. “Hemos logrado que todos estén en regla, lo que significa mayor seguridad para que los chicos se puedan divertir”, aseguró el intendente, agregando que la política es compartida en forma integral por todos los municipios y comunas vecinas. “Esto es importante, porque si alguno de los municipios no mantuviera el criterio, inmediatamente los chicos se irían para ese lugar. Pero en esto no hay especulaciones, sino el compromiso de todos”, aseguró el intendente. Hasta el momento, se han clausurados 21 comercios por vender alcohol a menores.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo