?>
Temas

"Acarreamos los errores de otros"

Federico Lussenhoff es un pilar. Por la lucha dual que tendrán, el Colo reconoce que no habrá margen para corregir sobre la marcha.

E s el emblema de la gestión Ahumada dentro de la cancha. Es que Federico Lussenhoff rompió el mercado cuando recaló en la T, algo casi impensado allá por febrero de 2008. El Colorado ya alcanza casi un año en la T, se metió en la piel del hincha y sabe que está peleando en un frente de tormenta con pronóstico incierto. "Ahora estamos a mitad de camino. Cuando arrancamos sabíamos que era muy difícil este año. La primera etapa del torneo ha salido bien, con 32 puntos, y ahora hay que repetir o tratar de lograr algo más, si queremos escapar de esa zona peligrosa. Aparte tenemos que sumar para intentar algún otro objetivo".

–Ahora que todos se conocen bien ¿se habla de otra manera puertas adentro?

–Sí, mucho, sin lugar a dudas. Cambia mucho porque los tiempos se acortan entonces vos sabés que en junio es el final y ahí se ven los resultados. Esto fue una primera etapa muy buena, pero ahora se empiezan a definir las cosas. Será un semestre mucho más duro y con equipos que se van a jugar la vida para no perder más puntos. Entonces hay que armarse bien y mentalizarse igual o mejor que la temporada pasada y, a partir de allí, tratar de darle solidez al grupo. Creo que hay un buen grupo, hay buena gente que se ha integrado y eso hizo que nuestro trabajo cotidiano sea mejor.

–Pero los tiempos se acortan.

–Sí, es cierto. No hay tiempo para cometer errores. Veníamos tratando de corregir lo que no nos ha salido bien. Hay que empezar desde el primer partido. Tenemos que escapar de la zona peligrosa de la que todavía no hemos podido salir.

–Ustedes ya están armados como grupo, ¿el nuevo cuerpo técnico debe adaptarse a ustedes?

–No, siempre que llega un cuerpo técnico nuevo, las dos partes nos tenemos que acoplar y conocer. A Juan hay muchos que ya los conocemos. Sabemos de las ganas que tiene de hacer un buen campeonato, va a ser todo muy fácil. El cuerpo técnico que vino va a dejar lo mejor por Talleres, igual que nosotros y trataremos de entendernos.

–¿En lo personal, cómo te sentís con un buen tiempo ya en el club?

–Trato de tener un buen nivel y de colaborar con lo grupal para que todo salga bien. Queremos repetir una campaña como ésta y aspirar a más. Después se verá qué pasa conmigo. Tenemos seis meses para sacar a Talleres de esta situación. Nadie se tiene que olvidar que si nosotros hubiéramos hecho un campeonato malo o regular, Talleres estaría descendido por estos días, casi sin chances. No hay que relajarse y acumular una buena cantidad de puntos. Cuando llegue junio Dios quiera que estemos hablando de cosas más importantes que salvar la categoría.

–Y corren el riesgo de que no ocurra y se lleven un fiasco, a pesar de una de las mejores campañas de los últimos años.

–Es que con el tema de los promedios pasa así. Estamos tratando de salvar una campaña del ciclo anterior de 26 puntos, algo totalmente ilógico para un equipo como Talleres. Siempre hablas de un promedio de 50 puntos y se hizo la mitad. Por eso estamos acá y trataremos de hacer lo mejor posible, pero la gente no se tiene que olvidar de esos 26 puntos y que estamos acarreando los errores que cometieron otros.

Temas
Sumate a la conversación
Seguí leyendo