Córdoba

Vacaciones y ahorro pueden ir de la mano

Si llevás tarjeta, mejor ir regulando los gastos, sobre todo si comprás en cuotas. Las vacaciones algún día se terminan y a la vuelta hay que pagar.

Si sos uno de los suertudos que pueden tomarse vacaciones de invierno, nos alegramos por vos y tu familia. Y para que veas que no lo decimos con envidia, te tiramos aquí una serie de consejos para que no dejes de ahorrar mientras te tomas unos merecidos días de descanso.

Prepará el auto. Por más que te cobre unos pesos, lo mejor es llevar el auto al mecánico unos días antes de salir. Lo peor que te puede pasar es que el coche se te rompa estando de vacaciones, no sólo por le garrón que eso significa, sino también porque seguro vas a gastar más.

Es que en los lugares turísticos los mecánicos suelen aprovecharse, y por una pavada te cobran una locura. Y para solucionar el problema del auto como sea, uno termina pagando lo que le piden.

Hombre prevenido. También es recomendable viajar preparado para otras contingencias, y no tener que gastar de apuro en medio de una excursión. Por caso, llevar un botiquín con lo más básico, incluyendo antibióticos y analgésicos; un termo de repuesto; una luz de emergencia; la caja de herramientas completa; entre otros “solucionadores de problemas”.

Mejor una cabaña. Si bien es una cuestión de gustos, alquilar una cabaña siempre es más conveniente que alojarse en un hotel. En las primeras, uno puede preparar de comer gastando más o menos lo mismo que en su casa, mientras que en los segundos hay que gastar en restaurantes y bares todos los días, todo el día. La diferencia en el gasto puede llegar a ser abismal en apenas una semana.

Llevar juegos. En todas las vacaciones, siempre nos tocan algunos días feos. Y más en invierno, con tanto frío y lluvia en acecho. Por eso, y para zafar del gastadero infernal del shopping como única salida bajo techo, lo mejor es viajar munido de un buen arsenal de juegos de mesa para compartir en familia. Tu bolsillo y tu tarjeta de crédito te lo agradecerán.

Acuerdo con los pibes. Si no los controlamos, los chicos nos pueden dejar “secos” al segundo día de vacaciones. “Comprame esto, pá”, “comprame esto, má”, “comprame, comprame, comprame...”, y así hasta el infinito. Ante eso, una excelente idea es darle unos pesos el primer día y pedirle que ellos administren ese dinero durante todas las vacaciones. Los pibes se sentirán unos “grosos” con plata propia, y a vos te dejarán de “sangrar” todo el viaje.

Ojo con la tarjeta. Igual, uno en vacaciones siempre se da algunos gustitos extra, y está bien que así sea. Pero atenti con la confianza. Si llevás tarjeta de crédito, mejor ir regulando los gastos, sobre todo si sos de pagar en cuotas. Las vacaciones, lamentablemente, algún día se terminan y hay que volver a casa para pagar las cuentas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo