Temas

Ahorrá nafta sin pasarlo a gas

Si llevás tu auto muy cargado, vas a gastar más nafta. Por cada 100 kilos de peso adicional, el consumo de combustible sube entre un 5 y un 10 por ciento.

YPF volvió a aumentar el precio de sus combustibles y la cosa se sigue poniendo “pesadita” cada vez que hay que ir a cargar nafta. La súper fue la que más aumentó, pasando de $ 8,089 a $ 8,629, lo que implicó una suba del 6,67 por ciento, mientras que la premium ahora se vende en Córdoba a $ 9,399 por litro, 4,5 por ciento más que antes.

Por eso, bien viene recordar algunos consejos prácticos a la hora de manejar y mantener el coche, para que el consumo de combustible sea el menor posible. Tu bolsillo, desde ya, agradecido.

1) Arrancar sin acelerar. El solo hecho de poner el auto en funcionamiento ya significa un consumo de combustible. Por eso, tratá de arrancar sin acelerar a fondo, lo que hará posible que el motor precise de un menor gasto de energía.

2) Marchas largas. Una de las forma más eficientes de conducir es hacerlo utilizando marchas lo más largas posibles. De esa manera, el motor se mantendrá más tiempo a bajas revoluciones y la energía que necesitará será menor. Recién cambiá una marcha cuando el auto alcance las 2.500 revoluciones por minuto (RPM).

3) Velocidad “crucero”. Siempre conviene mantener la velocidad lo más uniforme posible, evitando frenadas bruscas y aceleradas de golpe. Tené en cuenta que al pasar de los 100 a los 120 km/h el aumento del consumo de nafta es superior al 40 por ciento.

4) Apagá el motor. Detené tu coche si tenés que parar más de minuto en algún lado. Así ahorrarás combustible.

5) No lo sobrecargues. Si llevás tu auto cargado hasta las manijas, vas a gastar más nafta. Por cada 100 kilos de peso adicional, el consumo de combustible se incrementa entre un 5 y un 10 por ciento.

6) Atenti a los cambios. Usá la primera sólo para arrancar. Y cambiá a la segunda una vez recorridos entre 5 y 10 metros. De segunda a tercera, a partir de los 30 km/h; la cuarta a partir de los 65 km/h; y la quinta, por encima de los 90 km/h.

7) No te hagas el “muerto”. Es importante intentar mantener el motor en punto muerto el menor tiempo posible. Sin marcha, el vehículo tiene un consumo de medio litro de nafta por hora. Lo mejor es poner un cambio largo y dejar que el auto ruede sin acelerar.

8) No cambies de estación. En lo posible, cargá siempre la misma marca de combustible para que el motor no tenga que adecuar su combustión a diferentes naftas.

9) Ventanillas abajo. Circular a más de 100 kilómetros por hora con las ventanillas bajas supone un gasto extra del 5 por ciento. Y recordá que el uso del aire acondicionado también implica un consumo mayor de combustible.

10) Gomas bien infladas. Los neumáticos desinflados y un filtro de aire sucio aumentan el consumo. Incluso, si tenés las bujías gastadas te harán gastar hasta un 10 por ciento más.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo