?>
Argentina

Romina, ahora presa en su casa

La jujeña quedó libre hace una semana, tras siete años en prisión por matar a su beba. Teme la condena de los vecinos.

Después de siete años en prisión por matar a su beba recién nacida, Romina Tejerina pasó la primera semana fuera de la cárcel recluida en su vivienda. Según sus familiares, teme al acoso mediático y a sufrir agresiones de los vecinos.

La joven jujeña, condenada en 2005 a 14 años de cárcel y que una semana atrás recuperó la libertad al cumplir con dos tercios de la condena, pasa los días encerrada y ni siquiera sale para recibir la asistencia psicológica.

Es que poco después de recuperar la libertad, Romina vivió un momento shockeante en San Pedro de Jujuy, cuando transitaba por la calle y fue reconocida por varias personas que la insultaron duramente. Según publicó el diario El Tribuno, esta situación provocó que sufriera una crisis nerviosa y, alterada, le pidió a su abogado “volver a la cárcel ya mismo”.

“Desde el minuto en que salió de prisión sufrió acoso mediático y denigración verbal por parte de la gente, que la sigue tildando de asesina”, contó Segundo Soria, abogado de Tejerina

“Romina sufrió un desbarajuste emocional y estamos analizando pedir una custodia para su protección”, completó el letrado.

A su vez, Teresa Fernández, la psicóloga, precisó: “Esta situación era esperable. Aunque trabajamos mucho sobre su libertad, tenía temor a reintegrarse a la familia y la sociedad. Esta semana suspendimos el tratamiento, pero ya le dije a la familia que es necesario retomar”.

El caso de Romina tuvo amplia difusión y acentuó el debate sobre el aborto no punible. En su momento, la joven evaluó interrumpir el embarazo, según ella producto de una violación, pero no pudo pagar los 300 pesos que le pedía el médico. Cuando nació su beba, la asesinó.

Le cabía la pena máxima que fija el Código Penal, pero los jueces consideraron que “se encontraba sola esperando a un niño sin padre (conocido) y que no tenía apoyo familiar”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo