?>
Argentina

"No se legitimó el ajuste como salida"

Cumbre del G-20. Desde Toronto, la Presidenta celebró que se incluyó en la declaración la necesidad de defender el empleo.

El gobierno argentino celebró ayer que en la cumbre del G-20, en Toronto, "no se legitimó" el ajuste fiscal como solución a la crisis y se incluyó la necesidad de defender la generación de "empleo digno" frente a las propuestas de flexibilización laboral. Al respecto, la Presidenta aseguró que en la declaración final convivirán las dos posturas. Por un lado estará "la de los que creemos que no hay que insistir en el ajuste" y, por el otro, "la otra, que mantiene las viejas recetas en ese sentido".a

La presidenta Cristina Fernández pidió ayer a sus colegas del G-20, que integran las naciones industrializadas y las principales economías emergentes, que "no le suelten la mano a ningún país" que esté atravesando una crisis económica, porque advirtió que "eso sería una tragedia".

La jefa de Estado recordó que "a la Argentina le soltaron la mano en 2001" para exponerla "como escarmiento y conejillo de indias" ante el resto del mundo, y remarcó que en esa decisión "tuvo responsabilidad la entonces gestión del Fondo Monetario Internacional (FMI)", a cargo de Anne Kruger.

Desde la experiencia. Durante las deliberaciones, que comenzaron el sábado y se extendieron durante la jornada de ayer, la primera mandataria expuso en detalle las consecuencias que había tenido para la Argentina el ajuste realizado antes de la crisis de 2001, al considerar que hay una similitud entre esas condiciones y las que tiene en la actualidad la eurozona, con alto déficit fiscal y endeudamiento.

"Muchos me miraban porque es casi una réplica exacta de lo que está pasando aquí", relató la mandataria en una conferencia de prensa que dio con posterioridad, aunque aclaró que su intervención se basó "un planteo no dogmático sino empírico" basado en la realidad vivida en la Argentina entre 2001-2002. En ese marco polemizó con su par francés, Nicolás Sarkozy, quien tras la declaración de Cristina dijo que repudia los recortes porque desconoce el "hostigamiento" hacia el euro que llevó a implementarlos. Ni lenta ni perezosa, la Presidenta retrucó de inmediato diciéndole que "en América latina podemos dar cátedra de hostigamiento y embargo" como consecuencia de las crisis pasadas. "Me mencionó y me vi obligada a contestar", argumentó Fernández de Kirchner al relatar el episodio.

La Presidenta le aseguró a Sarkozy que la Argentina está interesada sobre la situación del euro porque tiene "reservas en esa moneda", y bromeó: "Estoy segura de que Sarkozy no tiene ni un peso (argentino) en su Banco Central".

Declaración salomónica. La declaración final de la cumbre del G–20, tibia como era de esperarse, dio lugar a las dos posturas: ajuste por un lado y gastos para otros.

Los países ricos deben reducir sus déficits públicos a la mitad en tres años y los emergentes tienen que flexibilizar sus monedas además de aumentar sus gastos sociales y en infraestructura. Acordaron que los planes deberán ser "sostenibles fiscalmente" y "ser diferenciados y ajustados a las circunstancias nacionales".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo