?>
Argentina

Mauricio Macri abrió las sesiones legislativas en el Congreso

Dijo que su Gobierno mira "a largo plazo", porque el corto plazo es más fácil, "pero se agota y deja a muchas personas peor que antes".

El presidente Mauricio Macri brindó este miércoles su segundo mensaje al país en ocasión de la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación.

El primer mandatario llegó a la sede legislativa en medio de un fuerte operativo policial, debido a que en las afuerzas del Congreso se realizaban protestas de docentes y científicos del Conicet.

Ya en el Congreso, Mari repasó sus principales medidas de gobierno, e instó a los argentinos a confiar en sus posibilidades. 

"Argentina se está poniendo de pie. Sigamos confiando en que podemos juntos, con todo el entusismo de hacer", dijo el Presidente en uno de los tramos más destacados de su discurso que por momentos fue muy enfervorizado.

Desde la bancada oficialista, en muchos pasajes lo ovacionaron de pie, mientras que los partidos opositores criticaron a viva voz alguno de sus dichos. La vicepresidente, Gabriela Michetti, debió en varios momentos pedir calma a los diputados y senadores.

Macri aseguró que el "2017 va a ser un año mejor que el anterior", y que su Gobierno mira "a largo plazo", porque el corto plazo es más fácil, "pero se agota y deja a muchas personas peor que antes".

Además, el primer mandatario señaló que "hay muchos que no quieren que las cosas cambien, que se resisten y ponen palos en la rueda", y sostuvo que, para las reformas profundas, "hace falta tiempo" y que, desde la gestión de Cambiemos, "siempre" supieron que "el camino ibas a ser difícil", aunque eso "no nos tiene que impedir poder avanzar".

"Agradezco a los argentinos por entender que los cambios que necesita el país hace falta tiempo. Siempre supimos que los cambios iban a ser difíciles. Siempre hay muchos que ponen palos en la rueda, pero tenemos que seguir avanzando", dijo el jefe de Estado en el inicio de su discurso.

Según Macri, "cada año vamos a estar mejor porque estamos sentando bases sólidas y duraderas. Nuestra mayor desafío es scar a millones de la pobreza. Para eso hace falta menos relato, y más verdad".

"Este camino conlleva dificultades, y tomar medidas para cuidar a los que más sufren. Lo que complica nuestro desarrollo son nuestras propias limitaciones. Hay que acabar con el enfrentamiento que nos ha estancado. Estamos para construir una Argentina donde cada persona pueda proyectar la vida que espera. No creemos en líderes mesiánicos", dijo.

Al referirse a la pobreza, Macri afirmó que "pese a los miedos que querían imponer, fortalecimos derechos sociales, jubilaciones, asignaciones universales y tarifas sociales. Hicimos realidad muchos derechos que estaban sólo en los papeles".
 
Y en ese sentido, enumeró algunas de las obras realizadas y por realizar en este 2017. "Ya identificamos las zonas vulnerables más críticas. Vamos a mejorar las condicines de vida de 481 mil familias. Estamos terminando obras de agua y cloacas en más de 100 localidades en zonas vulnerables. Recibimos el país con sólo el 41% de los argentinos con cloacas. A fin de este año ese servicio llegará al 75%. Y el 100% en areas urbanas tendra agua potable".
 
A días del inicio del ciclo lectivo, y del anuncio de tres días de paro docente por reclamos salariales, el Presidente prometió una "revolución educativa". "Vamos a llevar la revolución educativa a todo el país. Queremos maestros sin frustraciones y que a nuestros jóvenes el futuro se les presente como un desfío, con oportunidades a diario", dijo.
 
"La educación nos une. Tenemos que revolucionar la educación", insistió, en medio de críticas desde la oposición. Incluso, criticó con nombre y apellido al principal referente del gremio educativo bonaerense, el Suteba, Roberto Baradel: "Los docentes tienen papel clave. Necesitamos docentes formados, y reconocidos y motivados. Tienen que tener un salario digno. Tenemos que apoyarlos en su tareas. Y para cuidar a los docentes..., no creo que Baradel necesite que nadie lo cuide".
 
 
También tuvo varios párrafos dedicados a la economía. "Para reducir la pobreza, la Argentina tiene que crecer. Hace cinco años que no crecemos. Hay mucha gente que sufre, pero estamos saliendo. Debemos crear un contexto de confianza, y asegurando que la inflacion estará bajo control. En el segundo semestre de 2016 fue del 8%. La tendencia es clara a la baja, y empresarios y trabajadores deberían tener en cuenta las metas del Banco Central de inflación del 12 a 17% para este año. Sabemos que eso es posble: los países que bajaron su inflación, crecieron mucho más", aseguró.
 
Asimismo, destacó algunas medidas, como la reparación histórica a los jubilados, la salida del default, el fin del cepo cambiario, la moodificación del mínimo no imponible del Imuesto a las Ganancias, y el blanqueo de capitales, entre otros temas.
 
Y dijo que la Argentina tiene grades oportunidades en grandes sectores el campo con gran potencial para ganar un lugar en los supermercados del mundo. "Los productores respondieron con inversión y crecimiento. Estamos teniendo la cosecha más alta de trigo y un récord de 130 millones de toneladas en total. Esto significa más exportaciones, más comercio, más transporte y más trabajo en toda la Argentina".
 
También dijo que el país necesita una reforma fiscal seria, y sancionar una nueva ley de coparticipación fiscal con las provincias. Y prometió nuevas obras viales y la extensión de líneas férreas, además de lanzar el Plan Patagonia, para el desarrollo del sur del país de manera similar a lo que busca realizar el Plan Belgrano.
 
Con el ministro de Energía Juan José Aranguren sentado entre el Gabinete, Macri aseguró que después de una década de despilfarro y corrupción, empezamos a normalizar el sector energético, para que las fábricas tengan energía cuado la necesitan". Y destacó que unos cuatro millones de usuarios cuentan con tarifa social: "uno de cada tres hogares", afirmó. 
 
En otro momento se refirió a la inseguridad, y entendió que los argentinos tenemos que darnos un debate serio sobre el sistema penal juvenil, respecto de la polémica por la baja de imputabilidad a los 14 años. También adelantó que se declarará la emergencia nacional en materia de adicciones. 
 
 
En uno de los pasajes más aplaudidos por sus seguidores, Macri se refirió a la muerte del fiscal Alberto Nisman: "Necesitamos que la Justicia avance; a dos años de su muerte, queremos saber qué pasó con la muerte del fiscal Nisman y su denuncia. Esta es una de las tantas heridas que tenemos que curar para construir un país unido".
 
Por otra parte, lamentó que no se hubiera podido avanzar en materia de reforma política, y criticó el sistema de boleta de papel.
 
También insistió en avanzar en materia de transparencia gubernamental, haciendo referencia por elevación al caso del Correo Argentino, por el cual está siendo investigado. "Ya le pedí a la Oficina Anticorrupción un mecanismo para separar mi función ante un eventual conflicto de intereses. Quiero que todo sea transparente, y nadie dude de las decisiones que toma este Presidente", dijo.
 
"Estoy contento porque estamos caminando en la dirección que nos merecemos. Somos la generación que vino a cambiar la historia. Miramos el siglo XXI para poner a la Argentina ahí, como un país protagonista", aseguró, confiado.
 
Y criticó también al gobierno anterior de Cristina Fernández de Kirchner: "La Argentina ya está creciendo con bases sólidas. Basta de que nos regalen el presente, para que nos roben el futuro. Con la verdad, con la verdad", fustigó.
 
Para finalizar, aseguró que la gente le dice por la calle "no aflojes, Mauricio". "Y yo les digo, nos nos demos por vencidos, ratifiquemos nuestra convicción por el cambio, y no escuchemos a quienes nos quieren desanimar. Que ni siquera hacen autocrítica de lo que hicieron en el pasado". 
 
Mirá algunas frases destacadas de Macri en Twitter

Sumate a la conversación
Seguí leyendo