?>
Argentina

Gómez Centurión se disculpó por sus declaraciones sobre la dictadura

Desde el Gobierno nacional se desprendieron de sus dichos y aseguraron que "no representa la opinión" del Ejecutivo.

El titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, pidió disculpas este lunes por sus declaraciones sobre la última dictadura militar, que cosecharon generalizadas críticas y repudios desde el propio seno del gobierno, que salió a afirmar públicamente que "no representan el pensamiento" del Ejecutivo, y desde el oficialismo y la oposición, donde distintas voces incluso reclamaron la renuncia del funcionario. 

Gómez Centurión pidió "una sincera disculpa a cualquier persona que pudiera haberse sentido ofendida por lo expresado o las interpretaciones derivadas de ellas", y aseguró que "estas opiniones son de carácter absolutamente personal y no implica en forma alguna la forma de pensar del Gobierno ni de su equipo como tal".

El escueto comunicado, alude a las opiniones que formuló en el programa Debo Decir, que conduce Luis Novaresio, donde aseguró que "lo de plan sistemático es un adjetivo; objetivamente la realidad es otra".

Los dichos de Juan José Gómez Centurión

La disculpa de Gómez Centurión encastra con el comunicado difundido en la mañana del lunes por la Secretaría de Derechos Humanos, Claudio Avruj: "En virtud de algunas declaraciones sobre lo sucedido durante la última dictadura militar y ante consultas periodísticas al respecto, la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación aclara que esas opiniones son a título personal, no son compartidas desde ningún punto de vista y no pueden ser tomadas como representativas del pensamiento del gobierno, puesto que es esta Secretaría la encargada del tratamiento riguroso y efectivo de temas de esta naturaleza".

En la misma línea pero en declaraciones formuladas a radio La Red, el ministro de Justicia, Germán Garavano, enmarcó este lunes en una "opinión personal" las afirmaciones realizadas por el titular de la Aduana, y sostuvo que "ya la Justicia se ha pronunciado" respecto al terrorismo de Estado, con lo cual "no tiene sentido volver a generar debates sobre un tema en el cual la Justicia ya se pronunció en numerosos casos" y que, para el gobierno nacional, "es una política de Estado".

También la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, afirmó, tras un acto realizado en la Casa de Gobierno, que la posición del gobierno frente a las víctimas de la última dictadura militar es de "respeto" y consideró que ése "fue un momento muy doloroso para la historia que no vamos a cuestionar ni mucho menos".

Los dichos que dispararon la polémica fueron pronunciados por Gómez Centurión en la noche del domingo, en el marco del programa televisivo Debo Decir, que se emite por el canal América, donde dijo que la última dictadura militar no existió un "plan sistemático" para la desaparición de personas sino una "reacción desmedida" y sostuvo, en relación a la cantidad de personas víctimas del terrorismo de Estado, que "no es lo mismo 8 mil verdades que 22 mil mentiras". 

A raíz de estas afirmaciones, los repudios también surgieron dentro de la propia alianza oficialista Cambiemos, a través de la voz del jurista radical y coordinador del programa oficial Justicia 2020, Ricardo Gil Lavedra, quien consideró que el pensamiento del titular de la Aduana "causa estupor y dolor" y "no es compatible esa manera de pensar con un funcionario de la democracia". 

A su palabra se sumó también el "enfático rechazo" de la Coalición Cívica-ARI -socia en la alianza oficialista Cambiemos- a las expresiones del titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, en relación a la última dictadura, etapa en la que el Estado desplegó "un plan sistemático para matar, secuestrar, torturar y robar bebés", y entendió que, "negarlo, es no reconocer el mayor logro de nuestra democracia". 

En tanto, las voces más emblemáticas de las organizaciones de derechos humanos también salieron a repudiar los dichos de Gómez Centurión e, incluso, a reclamarle su renuncia. 

Una de ellas fue la presidenta de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas, quien reclamó la renuncia del funcionario tras las declaraciones a las consideró como "una provocación".

"Vamos a tratar de reunirnos, hablaremos y veremos qué actitud tomaremos, pero Gómez Centurión tiene que renunciar," dijo Cortiñas en declaraciones a la FM Radio Con Vos.

Por su parte, Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, además de mandarlo a la escuela a "aprender lo que está probado" en relación a lo sucedido durante la siniestra última dictadura militar, entendió que los dichos del funcionario "agravian a la historia y a todos los argentinos", y consideró que se trata de "una persona peligrosa para estar en un lugar público". 

En tanto, Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, definió los dichos de Gómez Centurión como "otra perla macrista", tildó de "lamentable que se siga discutiendo la cantidad de desaparecidos" y sostuvo que "lo que no admite el gobierno de (Mauricio) Macri es que acá hubo un genocidio". 

A esas declaraciones se sumaron también las del premio Nobel de la Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel, quien afirmó que "Gómez Centurión fue cómplice de la dictadura" y sostuvo que lo ocurrido en esos años "no sólo fue un genocidio sino fue un atentado a la humanidad, aunque haya un desaparecido es un crimen de lesa humanidad". También las de la referente en Derechos Humanos Graciela Fernández Meijide, quien dijo que el director nacional de la Aduana Juan José "Gómez Centurión es un ignorante", que negó la existencia de un plan sistemático de desaparición de personas durante la última dictadura militar, al señalar que esa metodología criminal fue reconocida por el propio genocida Jorge Rafael Videla.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo