?>
Argentina

El primer desafío de Macri: gobernabilidad

El peronismo tiene quorum en el Senado y el principal bloque en Diputados. La interna y los gobernadores son las claves de la negociación.

Tejer una alianza de gobernabilidad. Esa es la tarea a la que desde ayer están abocados Emilio Monzó, designado por Mauricio Macri para conducir la Cámara de Diputados de la Nación, y la vicepresidenta electa, Gabriela Michetti. La tarea es clave, y titánica. 

Antes de dialogar con el peronismo, que tiene el bloque mayoritario en Diputados y quorum propio en Senadores, Cambiemos debe resolver cómo se sentará en el Congreso. El radicalismo impulsa un “interbloque” en Diputados, es decir que el PRO, la UCR y la Coalición Cívica tengan sendos presidentes, con un coordinador para las estrategias parlamentarias. Macri, el presidente que asumirá 16 días, quisiera que haya un bloque único. 

Antes del próximo 3 de diciembre, el Congreso debe tener definido sus autoridades. Históricamente, el presidente de la Nación es quien designa al presidente de la Cámara de Diputados, aunque esta vez hay un detalle: el bloque mayoritario es el del Frente para la Victoria, con 117 escaños. Cambiemos suma 91, entre radicales, de Coalición Cívica y del PRO. 

La tradición no tiene su correlato en el texto de Reglamento de Diputados, que nada dice de la potestad de la fuerza política que gobierna de imponer al presidente de la Cámara. Ayer, Aníbal Fernández, el devaluado jefe de gabinete, dijo que el balotaje fue un “empate”. ¿Fue sólo una chicana?

Luego, uno de los diputados que tendrá peso propio desde el próximo 10 de diciembre, José Luis Gioja (gobernador de San Juan), pareció poner las cosas en su lugar: “Jamás discutimos un resultado electoral. Jamás un compañero ocupó un cargo que no sea por el voto popular”. 

Dentro del bloque peronista funciona el sub-bloque de La Cámpora, que estará liderado por Máximo Kirchner: 24 parlamentario con reglas propias, que no rinden cuentas al bloque, sino a la Conducción Nacional de la agrupación, y desde el 10 de diciembre, a Cristina. 

La duda es qué harán los diputados peronistas no kirchneristas, entre ellos el citado Gioja. Y qué pasará con el bloque de diputados peronistas no K, al que pertenecen los cinco diputados de Unión por Córdoba. 

¿Qué quieren los peronista cordobeses? Juan Schiaretti negociará con Macri la compensación para la Caja de Jubilaciones de Córdoba y el precio que paga la Nación a la Epec por la generación de electricidad en la usina de Pilar. Y ese tironeo se repetirá en los 24 distritos, incluyendo la provincia de Buenos Aires, el bastión que el PRO le arrebató al peronismo el 25 de octubre.

En ese océano peronista deberá surfear Emilio Monzó, uno de los hombres de confianza del nuevo presidente. 

Mucho más complejo es el escenario para Macri en el Senado, donde el Frente para la Victoria sumará 38 bancas, es decir que tendrá quorum propio. Cambiemos suma 15 escaños (cuatro del PRO y 11 radicales). 

Gabriela Michetti será la presidenta de la Cámara Alta, y ahí no hay discusión posible, porque el cargo lo fija la Constitución. Pero será una presidenta de un cuerpo con mayoría absoluta opositora.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo