?>
Argentina

El gremio lechero dice que es "mentira" que SanCor pueda recibir un crédito

Para su titular, Héctor Ponce, los industriales de la actividad especulan con "la realidad a partir de la posibilidad de desestabilizar y debilitar al gremio".

La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA) aseguró este miércoles que la versión sobre el otorgamiento de un crédito a la cooperativa SanCor "es mentira"; negó la posibilidad de que la cooperativa pueda recibir ayuda a partir de "su pésima gestión y su nivel de endeudamiento generalizado" y denunció "amenazas e intentos intervencionistas" en el gremio.

Para su titular, Héctor Ponce, los industriales de la actividad especulan con "la realidad a partir de la posibilidad de desestabilizar y debilitar al gremio", en tanto otros dirigentes de la ATILRA no descartaron que "se intente una intervención, que no se tolerará".

A su vez, el titular de la filial General Rodríguez del gremio, Eber Ríos, aseguró que existen "amenazas" y acusó al gobierno, a ciertos medios de comunicación y a los empresarios de pretender "involucrarse" en la vida interna de la organización sindical.

"No se aceptará la precarización y flexibilización laboral porque ello significaría traicionar a los trabajadores", enfatizó Ponce.

En una conferencia de prensa ofrecida este miércoles en la sede gremial de Hipólito Yrigoyen al 4.000, de forma previa al inicio de un plenario nacional de delegados -que esta noche decidirá una huelga general en todas las empresas de la actividad-, el dirigente explicó que "la supuesta suma de dinero que debía recibir SanCor no estaba atada a ningún compromiso", en tanto afirmó que en su momento el gremio otorgó a la firma "una ayuda económica voluntaria y solidaria en un intento para paliar su crisis".

"Si ese dinero llegó o no a SanCor no es responsabilidad del gremio ni de los trabajadores. Mientras tanto, las cámaras exigen la firma de un nuevo convenio colectivo laboral a la baja; que el gobierno conceda una suma a la empresa y la no discusión salarial durante doce meses. Es una extorsión. SanCor es hoy rehén de las cámaras, que pretenden que los lecheros paguen su rescate", dijo.

Para Ponce, la cámara CIL (Centro de la Industria Lechera) "se aprovechó de la situación de SanCor y nada hizo para evitar su derrumbe"; indicó que "utiliza esa realidad" y la acusó de "estigmatizar" al gremio, que negocia paritarias desde hace 15 años "sin haber hecho nunca un paro".

"La ausencia de aportes de la cámara patronal niega servicios de calidad médico-asistenciales a los trabajadores", aseveró el dirigente, quien además expresó que la empresa carece de "un plan serio de reactivación, por lo que el diálogo con el Estado está en vía muerta", y reclamó "el fin de la improvisación, la irresponsabilidad, la falta de planes y de seriedad".

Ponce, quien integra la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), puntualizó que "el gremio no se niega a discutir el convenio colectivo, pero no lo hará en un marco de extorsión"; afirmó que "las patronales procuran nivelar para abajo y, por ello, acusan al sindicato de haber negociado salarios altos -en realidad dignos-", y sostuvo que "los haberes de los trabajadores tienen un impacto mínimo en relación con el costo de producción de los productos".

"SanCor no adopta decisiones. Junto con Mastellone Hermanos hizo la lechería en el país. Ahora, los mismos que la usufructuaron quieren tirarla abajo. La cámara CIL debería hacer como mínimo una autocrítica. Las otras empresas podrían también tener una propuesta. Por ejemplo, una alternativa sería venderle a SanCor -con garantía- del 5 al 7 por ciento de su producción para que la cooperativa tenga otra vez materia prima. Así, venderían y no regalarían el producto con el que se quedaron y derrumbaron a la empresa y a los trabajadores", puntualizó el sindicalista.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo