?>
Argentina

EE.UU. estaba al tanto del plan de robo de bebés

Dictadura. Lo aseguró durante un juicio el subsecretario de DD.HH. del Departamento de Estado entre 1982 y 1985.

El Gobierno de Estados Unidos conoció, en su momento, que la última dictadura argentina estaba perpetrando “un plan” de sustracción de hijos a detenidos- desaparecidos y que había “muchos niños” apropiados ilegalmente por “familias leales” al régimen, y sugirió a los militares que “la Iglesia podía ayudar” a resolver ese “problema terrible”.

Así lo reveló ayer Elliott Abrams, subsecretario de Derechos Humanos del Departamento de Estado norteamericano entre 1982 y 1985 (en la administración de Ronald Reagan, 1980-1988), al declarar como testigo en el juicio que se realiza a militares por el plan sistemático de robo de bebés, a través de videoconferencia desde el consulado argentino en Washington.

El ex diplomático señaló: “Había muchas juntas militares en América Latina, pero yo no recuerdo otro tema como este” de sustracciones de niños, y valoró que el de Argentina “fue el peor caso” de violaciones a los derechos humanos con criaturas, ocurridas en los países del sur del continente.

“Estábamos al tanto de que niños habían sido sustraídos a sus familias y se entregaban a otras familias cuando sus padres estaban prisioneros o muertos”, aseveró. Confió que para el Departamento de Estado constituía “un problema muy serio de violación a los derechos humanos, el más importante, porque se trataba de niños vivos y eran muchos los que estaban en esa situación”.

Cuando le preguntaron si conocían una cifra concreta, Abrams respondió: “Sabíamos que no eran sólo uno o dos niños, sino que existía un patrón, un plan, porque había mucha gente que estaba siendo asesinada o encarcelada”.

El testimonio forma parte del debate para esclarecer 34 casos de robos de niños.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo