?>
Argentina

Denunciaron a un juez que llamaba brujas y buitres a sus colegas

El Consejo de la Magistratura deberá definir el futuro del juez Diego Carlos Sánchez, de la sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.

El Consejo de la Magistratura debe decidir sobre el futuro de un camarista que califica de "brujas" y de "buitres, caranchos y otros bichos" a sus colegas e incluye imágenes ilustrativas en las comunicaciones que realiza sobre ellos.
La Nación publicó este martes la curiosa historia del juez Diego Carlos Sánchez, de la sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.
Además de llamar "brujas" a sus colegas, a Sánchez se le imputa guardar expedientes bajo llave en su despacho durante meses, firmar sentencias con fechas en las que, en realidad, se encontraba fuera del país y negarse, también durante meses, a firmar fallos y trabar la gestión judicial.
Hasta ahora, la La Corte Suprema le aplicó una multa del 10% de su salario por cometer una "falta grave" y lo apartó de varios expedientes.
En su defensa, el juez dice que las denuncias sobre su accionar vienen porque reclama que el Poder Judicial no esconda "la basura debajo de la alfombra" cuando se trata de "ilicitudes" cometidas por sus colegas.
Los problemas de convivencia del juez con sus compañeros de sala Patricia Barbieri y Ana María Brilla de Serrat vienen de larga data.
Entre otras situaciones, en abril de 2011 firmó en un expediente una larga disquisición sobre "el feo graznido de un buitre, un carancho o de algún otro pajarraco, o pajaruco, o pajatore, o pajarón, alimentados de carroña", para aludir así a los colegas varones de la sala B de la Cámara que respaldaron a las colegas de su sala. E insertó tres imágenes  alusivas.
"Creí (hoy reconozco que mal) que serían útiles en este caso para, siquiera, que se consideren mis decenas, cientos, de pedidos de expedientes y escritos que se me ocultan, planteos que se omiten, acuerdos que no se realizan, sentencias que se 'arrancan', e injusticias que a diario se cometen", le dijo a La Nación.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo