?>
Argentina

Denuncian abuso policial en la detención de estudiantes jujeños

Uno de ellos es el presidente del Centro de Estudiantes de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy. La Policía dice que aplicó el Código de Convivencia.

Dos estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Jujuy fueron detenidos por la Policía cuando comían un asado en la sede de la casa de estudios.
 
La Policía argumentó que tomó intervención por una denuncia de ruidos molestos y en aplicación del Código de Convivencia.
 
En cambio, los estudiantes denunciaron que no hubo orden de allanamiento y que el arresto es ilegal. 
 
Ocurrió en la madrugada de este jueves cuando varios alumnos comían un asado en el que celebraban el bautismo de ingreso de los asistentes a primer año. La policía jujeña llegó al lugar con varios patrulleros y detuvo a Joaquín Quispe, presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad, e Ignacio García, quienes fueron alojados en la seccional Primera y más tarde liberados, a pedido del decano de la Facultad, Mario Bonillo, quien fue a la Policía en compañía de un abogado.
 
El decano Bonillo calificó el operativo como "abuso de autoridad" y reveló que "la policía ingresó sin orden judicial", y que los estudiantes "fueron detenidos por una contravención provincial" que no tiene validez en un lugar de jurisdicción nacional.
 
"Ambos chicos están golpeados, se han hecho las denuncias correspondientes. Han sido maltratados los chicos", agregó Bonillo.
 
La Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Jujuy (Adiunju) emitió un comunicado en el que repudia el allanamiento ilegal y la detención de los estudiantes, a la vez que reclama la renuncia de los funcionarios jujeños intervinientes y la investigación por lo que considera un abuso policial. Un punto central que cuestionan es la versión oficial de que no ingresaron por la fuerza a la facultad, sino que detuvieron a los dos jóvenes en la calle. Y para respaldar la acusación aportaron un video, que colgaron en su página web.

 
En tanto, desde la administración de Gerardo Morales justificaron el operativo en que los efectivos acudieron por "llamados de vecinos" que se quejaban de "una fiesta y ruidos molestos". Dijeron que los estudiantes "no contaban con ningún permiso" para la fiesta y que "se observó ingesta excesiva de bebidas alcohólicas".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo