Argentina

Cristina Fernández: Tomaré las decisiones que sean necesarias

Tragedia de once. La Presidenta prometió actuar una vez que la Justicia se expida. “Los 40 millones de argentinos necesitan saber”, instó.

 

A cinco días del funesto accidente en Once que le costó la vida a 51 personas, y cuando se presuponía que no iba a referirse al tema, Cristina Fernández de Kirchner prometió tomar las decisiones “que sean necesarias”, una vez que se expida la Justicia, a la que le pidió celeridad. “Esta pericia para determinar los responsables directos o indirectos no puede durar más de 15 días y no quiero que digan que la Presidenta le pone plazos a la Justicia, pero los 40 millones de argentinos y las victimas necesitan saber que fue lo que pasó y quienes son los responsables. Esta tragedia tiene nombre y apellido”, exclamó.

La mandataria encabezó en Rosario el acto por los 200 años del izamiento de la bandera argentina, en lo que fue su primera aparición pública desde que el tren de la línea Sarmiento impactó en un anden de la estación Once y provocó una tragedia, el pasado miércoles. “Tenemos que volver a tener un sistema de ferrocarriles”, comenzó diciendo Cristina, cuando desde su entorno habían dejado entrever que eludiría el tema. “No esperen de mi discursos fáciles. Sé lo que es la muerte y lo que es el dolor. Y no tolero a los que quieren aprovecharse de tanta tragedia. No esperen de mí actos demagógicos y menos aun ante la muerte. Con la muerte no, me da pena que se especule con estas cosas”, puntualizó en otro tramo de su discurso y con la voz velada. 

“Tres años me costó poner en marcha la tarjeta del Sube, para poder seguir como corresponde lo que se hace con los subsidios, porque todos son palos en la rueda y problemas para las cosas que hacemos”, acotó, al tiempo que pidió ser “respetuosos” con el dolor de los familiares de las víctimas”. 

No fueron muchas más las referencias sobre lo ocurrido en Once, mientras que si se prodigó en elogios a Manuel Belgrano (“es uno de los padres de la Patria”, ponderó), a su difundo esposo Néstor Kirchner y al modelo político de su Gobierno. En ese sentido admitió que “faltan cosas” aunque enseguida endilgó que “todas son trabas y palos en la rueda”. También hizo hincapié en la posición adoptada por la soberanía en las Islas Malvinas.

En la vía. No pasó inadvertida la ausencia en el acto del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, cuestionado por el fatal choque del tren al igual que el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi (otro de los ausentes). 

En cambio, si pudo verse al lado de Cristina en el palco al vice Amado Boudou, salpicado por las sospechas en un caso de corrupción, y en un claro gesto de apoyo. 

La Presidenta fue recibida por la cálida bienvenida de Mónica Fein, intendenta socialista de Rosario, y en su discurso la precedió Antonio Bonfatti (también del FAP), gobernador de Santa Fe. En el acto, hubo una emotiva recreación de la jura de la bandera a cargo de un joven que personificó a Belgrano.

Cristina Fernández de Kirchner, Presidenta de la Nación. "Tomaré las decisiones que sean necesarias, una vez que la Justicia se expida. Los 40 millones argentinos necesitan saber que fue lo que pasó y quienes son los responsables de la tragedia. Esta pericia no puede durar mas de 15 días". /// " Sé lo que es la muerte y sé lo que es el dolor. No esperen de mi un discurso fácil y menos ante la muerte. No tolero a los que se quieren aprovechar de tanta tragedia. Con la muerte no, me da pena que se especule con estas cosas".

No arrió reclamos por la soberanía. Empuñando una bandera minutos previos a tomar la palabra, y entonando un cántico de la Juventud Peronista al iniciar su discurso, la Presidenta también se refirió en Rosario al reclamo de soberanía en Malvinas, en la misma jornada en la que la gobernación de Tierra del Fuego impidió atracar a dos cruceros turísticos de bandera británica, lo que motivó una queja de la cancillería británica. 
Cristina insistió en que el reclamo es “inclaudicable” y exhortó al Reino Unido a sentarse para dialogar. “A 200 años subsisten 16 enclaves coloniales en el mundo, uno en nuestras Islas Malvinas”, remarcó la jefa del Estado, quien también hizo hincapié en defender los recursos naturales del archipiélago.
En ese sentido, reiteró que la defensa de la soberanía es una causa regional, justo cuando trascendió vía Wikileaks, por documentos de información secreta interceptados, que Brasil apoya el reclamo argentino porque quiere a Gran Bretaña lejos de sus pozos petroleros y en su plan de Defensa nacional puso especial énfasis en la situación en el Atlántico Sur. 
Además, Cristina homenajeó a los ex combatientes en el conflicto de 1982 al recordar a “esos pibes que, casi sin instrucción militar, fueron a defender nuestras islas y entregaron sus vidas”.

 

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 28/02/2012 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo