?>
Argentina

CFK los criticó y los docentes la bocharon

Ante el Congreso, CFK cuestionó el reclamo de los maestros, y CTERA la cruzó. Además, le tiró una onda a los kelpers.

La presidenta Cristina Fernández realizó ayer su primer discurso de su segundo mandato en la apertura de las sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa del Congreso Nacional. 

Durante más de tres horas, hizo anuncios sobre Malvinas, realizó una encendida defensa de la gestión kirchnerista, reivindicó la política ferroviaria y atacó duramente al jefe del Gobierno porteño, Mauricio Macri, por el traspaso de los subtes. Pero también cuestionó el reclamo salarial de los docentes, a quienes les reprochó que trabajan sólo cuatro horas diarias y gozan de tres meses de vacaciones, según su apreciación. 

Esto le valió a la Presidenta una respuesta de los gremios docentes, hasta ahora aliados al kirchnerismo. “No somos meros reclamadores de sueldo, pero sí exigimos salarios dignos. Ningún docente del país trabaja sólo cuatro horas diarias, y los tres meses de vacaciones son una leyenda: el calendario escolar va desde el 12 de febrero al 30 de diciembre y cada vez más docentes trabajan en las escuelas de verano”, dijo la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) en un comunicado. 

Fue el tramo más polémico del discurso con el cual Cristina dejó inaugurado el 130º período de sesiones ordinarias del Congreso Nacional. 

En ese marco, aprovechó para convocar a la unidad nacional y pedirle a los opositores que ayuden y le acerquen mejores ideas. “La gestión es cambio permanente, pero lo que nunca se tiene que perder es la dirección de ese cambio”, advirtió.

Más vuelos y argentinos. A pocos días de cumplirse el 30º aniversario de la guerra de Malvinas, y en medio de la creciente escalada con el Reino Unido por la soberanía de las Islas, Cristina instruyó a la Cancillería argentina para negociar que haya tres vuelos semanales hacia el archipiélago, pero desde la Capital Federal y con Aerolíneas Argentinas.

Con esa decisión, la Presidenta dio marcha atrás con lo anunciado en la inauguración de la Asamblea General de la ONU, en septiembre último, de suspender los dos vuelos mensuales que pasan por Río Gallegos rumbo a Malvinas. “Queremos demostrar que nuestro interés es que se cumplan las resoluciones de la ONU, y no perjudicar los intereses de nadie, ni de los isleños ni de los ingleses”, subrayó. Por otra parte, ratificó que a la Argentina no la van a ver en ninguna invasión. “No somos un pueblo guerrero”, disparó.

Aclaración británica. Tras su anuncio, el gobierno británico recalcó que “cualquier discusión sobre los vuelos a las Islas Malvinas es competencia del ejecutivo de las Islas. 

Mucho número. De impecable luto, Cristina se esforzó por explicar aspectos positivos de su administración. De todos modos, una vez más dejó demostrada su gran capacidad de oratoria.
En varios tramos recordó a su fallecido esposo. Incluso contó una íntima anécdota. Relató que le dejó al ex mandatario, en el mausoleo donde descansa, un recorte periodístico en el que el dictador Jorge Videla dijo: “Lo peor que nos pasó fueron los Kirchner”. 
En otro orden, la jefa de Estado anunció que tomará medidas para asegurar el abastecimiento de combustible, al mencionar la caída de producción de Repsol-YPF, actualmente en conflicto con el Gobierno nacional por una supuesta desinversión.
Celebró el impacto de la Asignación Universal por Hijo, al considerarla uno de los elementos más importantes junto a los aumentos en las jubilaciones. Sin mencionar las estadísticas del Indec, se basó en estudios económicos internacionales para asegurar que Argentina crece de manera exponencial.
A los legisladores, les pidió que se aboquen a modificar la carta orgánica del Banco Central de la República Argentina. También anticipó que enviará al recinto para su tratamiento la modificación al Código Civil, que incorporará el contrato prenupcial, la fertilización asistida y las adopciones.

El Juez Garzón, en el palco principal. El ex juez español Baltasar Garzón, quien investigó los delitos del franquismo en aquel país, presenció la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso. Cristina reconoció en su discurso el trabajo en defensa de los derechos humanos del ex magistrado, quien fue aplaudido de pie por la jefa del Estado y los legisladores.

De qué habló CFK. YPF: Anunció que se tomarán medidas para asegurar el abastecimiento de combustible en todo el país y para sumarle competitividad a la economía en cuanto a los costos de producción. Agro: Minimizó los efectos de la sequía y prometió trabajar fuertemente en un seguro multirriesgo. Instó al campo a dialogar porque, según subrayó, enfrentados no se logra nada. Minería: Defendió la política minera gubernamental y advirtió que se exigirá a las empresas del sector cuidado ambiental y reinversión de utilidades en las propias comunidades. Malvinas: Instruyó a la Cancillería argentina para negociar que haya tres vuelos semanales hacia el archipiélago austral, pero desde la Capital Federal y con Aerolíneas Argentinas. Banco central: Elevó un proyecto de ley de modificación de la Carta Orgánica del Banco Central, que pone punto final a la ley de convertibilidad, para poder intervenir en la economía real. Transporte: Pidió un minuto de silencio para los muertos en el accidente ferroviario de Once. Dijo que cuando impulsó el tren bala la criticaron. Defendió los subsidios a Aerolíneas Argentinas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo