Argentina

Las Cataratas inundadas por tormentas

Misiones. Por las intensas lluvias, no para de crecer el caudal de agua. Las autoridades cerraron preventivamente el paso a la Garganta del Diablo. Mirá el video.

Las incesantes lluvias que azotan desde hace días a la zona sur de Brasil provocaron que una importante crecida de los ríos Iguazú y Paraná. La situación, que puso en alerta a las autoridades de la provincia de Misiones, ya dejó más de 700 evacuados en el lado paraguayo y obligó a cerrar la principal pasarela de las Cataratas. En tanto, los responsables de la represa hidroeléctrica Yaciretá informaron que el embalse se encuentra al límite de su capacidad.

No te pierdas el video.

Según contaron a Día a Día desde el portal de noticias www.lavozdecataratas.com, el caudal de agua ingresado el miércoles era de 16.800 metros cúbicos por segundo, cuando la media es de 3 mil.

En el Parque Nacional Iguazú, la situación obligó a cortar el paso en las pasarelas de la Garganta del Diablo, pero aclararon que el Parque se encuentro abierto a los visitantes.

Desde Prefectura Naval informaron que entre hoy y mañana podría registrarse el pico de la creciente. Mientras que los pronosticadores anticipan que las lluvias intensas se prolongarán hasta el 5 de julio.

Yaciretá. En la represa que controlan Argentina y Paraguay, el embalse se encuentra al límite de su capacidad, que podría ser superada si se producen nuevas lluvias. De acuerdo a las estimaciones, se prevén niveles históricos de caudal, cercanos a los 39 mil metros cúbicos por segundo. Ante este panorama, el representante paraguayo en el Ente Binacional que controla la central hidroeléctrica informó que fueron “accionados los mecanismos de alerta vigentes con diferentes organismos de alerta hidrológico, defensa civil y gestión de emergencias en la República Argentina y del Paraguay”.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 27/06/2013 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo