?>
Argentina

Carrió: Vi a un Macri recibido de presidente

Además de opinar del discurso del Presidente, también habló del paro docente y las próximas elecciones legislativas.

La diputada Elisa "Lilita" Carrió dijo este miércoles que vio a un Mauricio Macri "recibido de presidente" durante el discurso que el mandatario dio ante la Asamblea Legislativa, al que calificó de "excepcional, muy claro y muy preciso".

"Lo vi recibido de presidente. Creo que los errores cometidos y los aciertos sirven mucho de aprendizaje; lo peor que nos hubiera podido pasar era que no hubiera habido aprendizaje y, la verdad, nunca vi a un presidente que asuma los errores. Ahora veo un presidente asentado en su cargo", enfatizó Carrió en declaraciones públicas.

"El Presidente hizo un discurso excepcional", había dicho minutos antes en un tuit institucional de la Coalición Cívica (CC), Carrió no eludió el tema de las implicancias del caso de Correo Argentino SA y reveló que habló "todo el fin de semana con Macri" sobre ese asunto.

"El no quiere saber nada con ningún conflicto de interés y me parece muy bien que intervenga la Auditoría General de la Nación", señaló. 

Respecto a la mención del dirigente gremial Roberto Baradell por parte de Macri, en un momento tenso de su mensaje, Carrió dijo que "los que insultaban al Presidente eran los del Frente para la Victoria y el contestó irónicamente, en una reacción absolutamente moderada y con altura".

En diálogo con Radio con Vos, y sobre el paro de los docentes programado para la semana que viene, la legisladora, una de las socias clave de la coalición Cambiemos, dijo que "los chicos necesitan asistencia educativa" y señaló que "el derecho a huelga es con descuento de salario y hay que distinguir a los docentes de determinados sindicatos".

"Yo y mis hijos nos educamos en la escuela publica y no hablo desde el lugar de política que manda a sus hijos a la privada, como Cristina Kirchner", reaccionó Carrió, quien no dudó en afirmar que "en la provincia de Buenos Aires se juega el destino de nuestros hijos y nietos".

Mientras en Cambiemos se debate la posibilidad de que Carrió sea candidata en la Capital o en la provincia de Buenos Aires para las próximas elecciones legislativas, la legisladora expresó que "hay que preguntarle a Dios si voy a ser candidata". 

"Después de Pascua lo digo", añadió. Su presencia en la Asamblea Legislativa no pasó inadvertida, incluso desde el momento en que ella misma pidió ser parte de las comisiones legislativas de bienvenida al Presidente. Macri la distinguió con un saludo especial, ya que fue a la única legisladora a la que le besó.

Durante el discurso, las cámaras la mostraron seria. Sin embargo, aplaudió durante varios tramos las palabras del Presidente, aunque no cantó ni se cruzó con referentes kirchneristas, como otros integrantes de Cambiemos.

Al final del discurso de Macri, Lilita se paró y lo aplaudió de pie.

Había también alguna expectativa por si Carrió se cruzaba en el algún momento con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, últimamente uno de sus blancos favoritos, y a quien distintos dirigentes sindicaron en los últimos días por el sospechoso retiro de las góndolas de librerías de los ejemplares del libro "El señor de la Corte", de Natalia Aguiar, hecho denunciado por la propia autora.

El libro analiza críticamente la gestión del juez al frente del máximo tribunal del país.

Sobre el tema, Lilita fue tajante: "El libro de Aguiar estaba en las librerías y fue retirado por presión de Lorenzetti; es un horror, voy a denunciar el hecho ante la Comision Interamericana, voy a pedirle juicio político, pero primero vamos por (Alejandra, procuradora general de la Nación) Gils Carbo y después por Lorenzetti; me cruce con Lorenzetti, cara a cara, y le dije qué horror verlo, tiembla Lorenzetti".

Antes de que llegase Macri, la legisladora chaqueña fue requerida en múltiples ocasiones para sacarse fotos, a lo que se prestó siempre de muy buen humor. Anoche, al no asistir al encuentro en Olivos que el presidente Macri tuvo con los miembros de su gabinete y los de las bancadas del Senado y de Diputados de Cambiemos, se dejaron correr versiones sobre la posibilidad de algún enojo.

Pero hoy aclaró que no fue a Olivos para evitar que el Presidente la retara si la veía fumando: "Estoy bien por afuera, pero por dentro me falla todo, me falla el hígado, la diabetes, el corazón y no me estoy cuidando, y no fui a Olivos porque Mauricio no me deja fumar", indicó. En octubre pasado, Carrió tuvo un problema coronario en medio de un chequeo y le colocaron dos stents. Aunque redujo la cantidad de cigarrillos que consume por día, sigue fumando.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo