?>
Argentina

Las 10 consultas sexuales más frecuentes

Un grupo de especialistas armó un listado de cuáles son los principales motivos de preocupación de los argentinos en materia sexual

Pérdida del pudor. Mayor información. Nuevos medicamentos. Estos factores llevaron a que en los últimos años se dispararan las consultas sobre sexo.

Y aunque los especialistas digan que el 80 por ciento de los que van a los consultorios son hombres, cada vez hay más mujeres que buscan su plenitud sexual y no acallan sus dudas.

Un grupo de cuatro especialistas entre los que está Beatriz Literat, ginecóloga de Halitus y del Hospital Durand, el psiquiatra Adrián Sapetti, presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana, los sexólogos Isabel Boschiy  Adrián Helien, armaron un ranking que refleja las mayores preocupaciones sexuales de los argentinos. Pero también dejaron un mensaje tranquilizador en cuanto a la efectividad de los tratamientos.

1. Disfunción eréctil. Popularmente llamada "impotencia", es la incapacidad para lograr o mantener la erección. Según el sexólogo León Gindín,afecta al 20% de los hombres. Edad promedio de los que consultan: 55 años. Gindín explica que puede haber otros factores asociados: diabetes, hipertensión, colesterol elevado, sobrepeso, alcoholismo. Y remarca que "a veces es un centinela de una enfermedad cardiovascular".

Para Isabel Boschi, de la Federación Sexológica Argentina, "en la mayoría de los casos no hay causas orgánicas. Los hombres llegan a la consulta con un sexólogo tras ser derivados por el urólogo".

2. Eyaculación precoz. Es la imposibilidad voluntaria para decidir el momento de la eyaculación. Provoca un gran malestar personal. Según el psiquiatra Adrián Sapetti, la edad de consulta oscila entre los 18 y los 40 años. El tratamiento propuesto es con medicamentos, en general antidepresivos, que tienen el efecto de retardar, bloquear o incluso anular la eyaculación.

3. Falta de deseo en varones
. Sapetti enumera causas: "Estrés, depresión, trastornos de ansiedad y caída hormonal". Para Boschi, "la gente está pasada de cansancio por el trabajo mal pago y con gran exigencia profesional. Si a esto se le suma el clima social y la inseguridad, la gente cuando llega a su casa sólo quiere descansar. El deseo se puede recuperar, pero hay que trabajar para lograrlo. El primer paso es charlar con la pareja para ver qué esta pasando. El segundo es imponerse un horario sagrado para estar a solas y, ese día, mandar a los chicos a dormir a otro lado. Así, y de a poco, la pareja puede generar una buena intimidad emocional, psicológica y sexual".

4. Falta de deseo en mujeres. Para Gindín, "se da en el 30 % de las mujeres. Puede deberse a conflictos de relación. Influyen negativamente las fantasías sobre lo que debería ser el sexo, una imagen corporal pobre, baja autoestima, falta de intimidad y confianza en la pareja".

5. Anorgasmia en mujeres.
Para Adrián Helien, sexólogo del Hospital Durand, "la falta de orgasmo puede ser primaria (nunca se tuvo) o situacional (se sufre a veces). Depende del funcionamiento de los nervios y arterias que van al clítoris y la pelvis. El diagnóstico se hace con una ecografía que permite ver el funcionamiento de las estructuras vasculares y medir su competencia. También puede deberse a la disfunción eréctil o eyaculatoria de la pareja, o a una inadecuada técnica sexual. El tratamiento es con remedios y terapia sexológica específica".

6. Tamaño del pene. "Casi siempre la consulta es por otro tema y surge la inquietud por el tamaño. Lo normal es que el que consulta ya se haya medido en su casa. En el 99,9% de los casos es de tamaño normal (entre 10 y 20 centímetros). El problema es que en el imaginario masculino una mayor dimensión da más placer al poseedor y la pareja", dice Helien. Para Sapetti, "la media es 14 centímetros. Un micropene es cuando en erección no llega a 4 centímetros".

7. Falta de información. "Hay hombres y mujeres que son casi analfabetos en lo sexual, ya que desconocen lo que necesitan para excitarse, que los toquen o acaricien. Muchos no saben que la respuesta sexual cambia con el tiempo y que se necesitan más estímulos. Un varón de 60 años no debe alarmarse si no logra una erección fácil. Tampoco debe preocuparse una mujer a esa edad que no logra lubricarse como cuando era más joven. Se recomiendan más caricias y más prolongadas", dice Helien.

8. Fobias. "El rasgo de una fobia sexual es el temor persistente, asociado al deseo compulsivo de evitar sensaciones o experiencias sexuales, y que el individuo reconoce como irracional. Los fóbicos pueden no soportar los genitales, las secreciones y olores genitales, penetrar o ser penetrados, el orgasmo, ser vistos desnudos, el beso, la masturbación, el embarazo, el sexo oral. Hay quienes lo evitan por completo y son vírgenes toda la vida. El tratamiento es en etapas: puede ser psicoterapéutico, sexológico o con psicofármacos", dice Sapetti.

9. Dolor coital. "La dispareumia es el dolor coital. Por lo general, y cuando no se trata de cuestiones orgánicas, se la asocia con el vaginismo, que es la contracción involuntaria de los músculos que rodean la entrada de la vagina y que impiden la entrada del pene o incluso de un dedo. En la consulta, a las pacientes se les enseña a relajar sus músculos. También, y con la ayuda de sus dedos y de unos tutores plásticos, se les enseña a lograr una distensión progresiva de esa zona", explica Boschi.

10. Matrimonio no consumado. "Son parejas que no logran tener relaciones coitales. Generalmente, en los hombres es por eyaculación precoz, disfunción eréctil o fobias. Esto a veces no impide que aunque no haya coito disfruten de una vida sexual rica", dice Helien. Para Literat, la causa más frecuente en mujeres es el vaginismo (contracción involuntaria de los músculos vaginales al momento de la penetración) y es por una fobia, una secuela de abuso o conflicto de identidad".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo